Personas con afecciones cardiacas que practicaban diariamente la meditación disminuyeron sus riesgos de padecer un infarto e hipertensión arterial. La técnica ayuda también a que los jóvenes mejoren su rendimiento en los estudios sin sufrir las consecuencias del estrés.

WISCONSIN (USA). Los resultados de un estudio, presentado en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón, afirman que las personas que practican las técnicas de la meditación reducen en un 47% la posibilidad de sufrir infartos en comparación con las personas que no lo practicaron, informa el portal Science Daily.

La meditación es una técnica proveniente de la India. Se puede practicar una o dos veces al día por períodos de 15 a 20 minutos y produce un estado de descanso y relajamiento mayor que el del sueño profundo.

La investigación fue llevada a cabo por el Colegio Médico de Wisconsin, los procedimientos duraron nueve años y se realizaron a 201 personas afroamericanas con un promedio de edad de 59 años.

A la mitad de los participantes, además de continuar con los tratamientos médicos, se les instruyó para que meditaran diariamente de acuerdo a estas técnicas; la mitad restante recibió cursos y clases sobre cómo mejorar sus hábitos alimenticios y de cuidados de la salud en general.

Al término de este plazo, las personas que practicaron la meditación presentaban, además de la ausencia de  estrés, una disminución en la presión arterial; así como en los riesgos de padecer males mayores asociados con las enfermedades del corazón.

El doctor Robert Schneider, quien estuvo a cargo de la investigación menciona: “Este es el primer estudio controlado que muestra que la práctica a largo plazo de este programa de reducción de estrés reduce la incidencia de eventos clínicos cardiovasculares, como infartos, derrames cerebrales y mortalidad“.

Esta no es la primera vez que se vincula a la práctica de estas técnicas con mejoras en la salud de las personas; de acuerdo a un artículo publicado en la Revista Americana de Hipertensión, los beneficios no sólo se presentan en personas mayores, sino también en universitarios y adultos jóvenes, sometidos en general a una gran presión por los estudios.

Los resultados positivos de meditar no solamente se obtienen en corto plazo, sino que disminuyen en un 52% la posibilidad de padecer hipertensión con el paso de los años.

Las técnicas y escuelas para lograr una meditación adecuada son muchas y hay varios profesionales que plantean la necesidad de buscar el espacio y los medios adecuados para practicarla, uno de ellos son las Meditaciones Activas y algunas más están ubicadas en el budismo, el taoísmo y la práctica del yoga.

Iniciarse en las técnicas de meditación requiere disciplina y auto control. Lo más recomendable es contactar con un Monitor o Instructor capacitado debidamente formado para que nos pueda orientar en la práctica de las mismas, aunque de forma particular practicar la meditación, relajación y respiración son un gran paso para combatir el estrés psicológico, antesala del temido infarto.

Mucha gente que se pasa la mitad de sus vidas estropeando su salud y la otra mitad tratando de recuperarla.  Y como bien dice el refrán: “No se trata sólo de poner años en tu vida, sino también vida en tus años”. La práctica de la meditación mejora nuestra calidad de vida, la hace más sentida y por lo tanto con un mayor sentido.

 Equipo BioPerson©2013
Formación Meditaciones Activas

TESTIMONIOS

TESTIMONIOS

Formación 2017-2018

Banner Formacion Meditaciones Activas

Programas BIENESTAR

Programas BIENESTAR
Meditaciones Activas imagen

Únete a Facebook